Muchas gracias por tu donativo







jueves, 1 de octubre de 2009

Los días que amé

1
 
El último sitio
y la soledad
son el abrazo
del pasado perenne.
 
Fueron ellos...
Ahora otros viven
un capítulo idéntico.
 
Quisiera gritarles
desde sus fragmentos,
decirles que se acaba
con la página triste
el último beso.
 
Se van...
Ya no puede teñir
su cielo azul
con sus nubes negras.
 
Calla... y se va
arrastrando su equipaje
tras ella.
 
 
2
 
Ya no se siente
la misma mujer,
ni nunca fue ésta
que el espejo ve:
un fondo de armario
estrenado en nuevos
vestidos iguales
a los que vistió.
 
Derrumba su yo
al pensar en él.
No existe. No está.
¡Qué duro es perder!
 
Agarra el espejo
y se rompe en él
dejando un río
corriendo a sus pies.
 
 
3
 
Sólo le queda
la paloma lenta
de la libertad,
y le pone alas,
y la hace volar.
 
¿Qué importa el precio
si vuela sin más?
 
Arriba, arriba;
¡Ay que se me cae!
 
Viene un avión
y une una ala
al ala metal.
 
Ahora su vuelo
es como silbar:
muy fácil, muy fácil,
y más lo será.
 
 
4
 
Se refugia en el parque
donde hablan los recuerdos.
han pasado pocos años.
han llovido muchos hechos.
 
Pasea el escenario
donde vivió los momentos
que huyeron como el viento
en su último recuerdo.
 
Él se fue.
Nada le queda.
 
Es un cero que no encuentra
una cifra a su derecha.
 
Es viuda de sus sueños.