Muchas gracias por tu donativo







jueves, 26 de marzo de 2015

Amando en verso

Te has ido, pero volverás
al hogar que no es hogar,
a la cama matrimonial,
al bautizo de un hijo,
a la cena familiar.

El amor de tus pecados
no ganará al sí quiero
que un día nos juramos
delante del Dios Eterno.

Seguiremos como siguen
las parejas con dinero:
yo haciendo que te quiero,
tú viniendo algún viernes.

Llegaremos a abuelos
con tu pena y mi pena
y esa mujer que espera
pone mi anillo en su dedo.

--------------------

martes, 24 de marzo de 2015

Amando en verso

No sé  te amé un día
o fuiste una solución
para la mujer que baila
hasta la última canción.

Sólo sé que hoy no eres
lo que yo llamo amor
con tus carreras a faldas
que te enredan con pasión.

Sigo sentada a la mesa
sonriente como estaban
las esposas que compartía
al marido con la amante.

Yo me río, tú sonríes,
y los años van pasando
con unos hijos que crecen 
y unas nueras llegando.

----------------

lunes, 23 de marzo de 2015

Amando en verso

Le echará un pulso al desamor
con sus armas de mujer fatal
que ha perdido en el primer combate
al marido infiel y descabal.

Ahora empieza su guerra abierta
contra la amante de su señor
con sus labios pintados de fiesta
y las uñas de porcelana gris.

Ganará como gana un ejército
la batalla naval de las lágrimas
en el pocillo del primer café
que despierta las noches sin cama.

-----------------------


Amando en verso

Ha perdido la partida
que en el tablero ganara
con sus besos derretidos
y sus manos en un tango.

Abre la nueva ventana
agarrada a las cortinas
rotas por sus uñas rotas
de tanto luchar en vano.

Insiste en otra guerra
con los vientos de Levante
que le traen otra lucha
con las armas del pasado.

La meta aún está lejos,
pero no piensa en su alcance.
Se centra en los mordiscos
por las puntadas bordadas.

---------------------

jueves, 19 de marzo de 2015

Las poesías de Yolanda Smith

1

Amor breve;  breves, muchos;
besos, besos, besos, besos
(caricias, susurros, palabras,
noches); segundos como rayos,
silencios; segundos de amor,
de los finales de lo nuestro...


2

Gracias, amor,
por esta noche desnuda con que gozo,
sin límite, mi volcán desbordado.

Estás aquí, sólo para mí, abriendo
en una exposición de tu retrato
escondido en la sonrisa eterna
en su simetría de risa a risa
y tan tuya y tan mía, y tan nuestra
como la una colgada de la noche.

Amor infinito y único en mi vida,
con los besos desnudando mis labios
en esta larga mañana de domingo.


3

El beso envolvente
de hoy, tierno y largo.
¡Siempre tu beso presente, siempre
tus labios en mis labios!

Recuerdos de tu yo,
guardados, en el álbum.
¡Pero en el hoy, mi cuerpo
abierto, llamándote!

Y tu beso, puro
siempre, volando y llegando.
¡Caricia que me despierta
el día tras el descanso!

------------------


sábado, 14 de marzo de 2015

Las poesías de Yolanda Smith

Eres, amor mío,
igual que el ocaso
que va a hundirse, lentamente
triste, por el acantilado.

Se te ha ido la diosa de tus noches
y es el recuerdo de mis sueños imposibles
y, perdidos, en mi páramo desierto
en el caos de la primavera todavía verde,
la volcánica plenitud que te abraza.

No, no digas nada. No es el momento.
Todo ha acabado y fue en su tiempo
mas no lo fue porque aún te amo.

----------------------

sábado, 7 de marzo de 2015

Las poesías de Yolanda Smith

1

La ira me sale por la boca
como el volcán en erupción
cuando tocan las campanas
a muerte y a dolor.

No aguanto otro conflicto
en una copa con nata
ni la guerra de los dimes
abriendo otras batallas.

Quiero la paz y el silencio,
mis poesías baratas,
una rima en la sonrisa,
el poema bajo la almohada.

Que se alejen las tormentas
de mi puerto y mi naufragio
en una isla que llaman
Desierto sin habitantes.



2

No quiero cerca la risa
de las caretas pintadas
con el carnaval borracho
por el anís en el vaso.

Huyo como los espías
cuando descubren sus caras
debajo del antifaz
al que se asoman sus labios.

No me llegan los kilómetros
para poner más distancia
entre mí y esos buitres
que rodean mi naufragio.

Nado con los brazos rotos
de cansancio en las manos.
Una brazada y otra y más
metros en mi nada.

------------------

martes, 3 de marzo de 2015

Yolanda Smith en el Hotel Pod de Nueva York



Me siento la reina de la adolescencia
en una habitación pintada por Picasso
un día en que le disfrazaron
los pinceles en una clase de arte.

La cama me parece como el barco
que pide un viaje por los mares,
el cuadro que ocupa la pared
es un homenaje al arte abstracto.

Me gustan los sillones diminutos
donde siento mis kilos anoréxicos
sin que se rompa un solo muelle.

En el armario escondo mis poemas
colgados en las pequeñas perchas
que nunca podrían con mi ropa.

--------------------------


Yolanda Smith en el Ritz-Carlton Hotel



Hoy podría escribir los poemas más rancios
y soñar que eres Juan de Austria
en esta habitación donde me alojo
en el lujo de la Gran Manzana.

Me duermo hundida en las almohadas
que acarician mi cuerpo con su aroma
a flores secas de un jardín lejano
temiendo que el cuadro reducido
reduzca mi cabeza con un golpe.

Despierto y corro en un salto de cama
al escritorio de las hojas olvidadas
que quedaron desiertas la otra noche
mientras asomaba las ideas en el baño
de marquesa vestida por las telas
que diseñó Versace cuando hablaba.

--------------------

Yolanda Smith en el jardín botánico de Nueva York



Me siento como en un cuento
donde el erase inicia el texto
y se supone que hay una princesa
esperando a su príncipe azul y bello.

Las flores huelen a artificio
de una tienda de chinos de pueblo,
el césped es una mentira sonora
en una canción cantada por Sabina,
los árboles están pensando crecer
dentro del recinto donde oyen
a los niños correr por el camino
de baldosas iguales a adoquines.

La perfección me ataca la cabeza
y busco el caos en una rosa fresca
que huele a rocío y primavera
en un invierno que hiela a los renos.

----------------------

Yolanda Smith en el jardín botánico de Nueva York



Corro entre pimientos y tomates
como la flor que ha volado
de la tierra mojada por la lluvia
a la tienda donde sólo es un regalo.

¿Acabaré llenando con palabras
los oídos de una enamorada?
¿O seré un verso en los labios
del hombre que sueña con mi cara?

Saltó los setos y me abro
camino entre los robles ancianos.
Quiero esconderme y me escondo
en la selva domada y dominada.

No me busques en el aroma del lago.
(No nado con un cisne de la mano)
No me encontrarás al sol con las palomas.
(No saco de mi disfraz mis antifaces) 

-------------------

Yolanda Smith en el jardín botánico de Nueva York

Necesitaba un día color verde
para olvidar mis días sin amor
en una vegetación que me atrapa
con patos y agua de limón.

Me arrimo al árbol más cortado
para sentir las dagas del dolor
sobre mi piel igual a su corteza:
áspera al cisne que llegó.

Podría nadar si no supiera
andar sobre los hondos charcos
donde se ha ahogado la imaginación.

Querría nadar si no supiera
nadar en el lago donde nadan
los cisnes que aún sueñan primaveras.

lunes, 2 de marzo de 2015

Yolanda Smith: Amando en verso

Rosas rojas, hojas verdes,
tallos sin raíz en ellos,
una tarjeta diciendo
te quiero y sólo te quiero.

Acaricio con mis dedos
los pétalos de terciopelo 
y acerco mi nariz
a un aroma que marea.

Las flores ya agonizan
y yo aún no las echo
del jarrón en donde nada
su final y su hasta luego.

Me recuerdan tu amor
de hola y ya nos vemos
un día cuando los dos 
tengamos la misma agenda.

--------------------