Muchas gracias por tu donativo







viernes, 29 de enero de 2016

Amando en verso

Venía acunando una niña
que lloraba por la madre
que fuera abandonada 
antes de celebrar las bodas,
nunca de oro y plata.

Ella abrazó a su hija
como se abraza al destino
del hombre que alimenta
a la familia política.

Llenó de risas su casa,
hizo un hogar con dos niños,
adoró a una suegra
muy Barby en sus vestidos.

Pasó un año y vino otro,
llegaron días de largos
vestidos por las iglesias
de comuniones lloradas.

Era la jefa del hombre
que cayó entre sus faldas
como el perro que huye
del abandono entre llantos.

-------------------------

Amando en verso

Entre un padre que reía
y una madre que lloraba
acunaba el niño solo
su cuerpecillo de ángel.

Mamá fue dejando atrás
los pañuelos que mojaba
y le abrió otras ventanas
a los amores fugaces.

Papá buscó entre ninfas
la juventud de los párvulos
y encontró una sirena
para poner en su casa.

El niño creció entre dos
hogares no enfrentados
porque el tiempo fue olvido
para los que recordaban.

Atrás quedaron las ninfas
de papá en su pasado
dejando entre otras cortinas
los celos que despertaron.

----------------------



Amando en verso

Se cambiaron a un piso
de pequeños pasillos
en un barrio olvidado
por propios y por turistas.

Subieron las escaleras
sucias y muy amarillas
con los zapatos nuevos
que pisaban a la prisa.

Escondieron viejos muebles
dentro de unas paredes
donde nunca había habido
sillones de Luis XV.

No le abrieron la puerta
a los nuevos conocidos
para ser desconocidos
en un barrio no querido.

Sus vidas había cambiado,
pero ellos eran los mismos:
una familia con gustos
tan caros como divinos.

------------------------

martes, 26 de enero de 2016

Amando en verso

Bailó como cuando los veinte
levantaban sus piernas
de la pista del baile.

Más alto, más fuerte, más bajo

Agarrada al bailarina
saltó como las mariposas
que besan las flores
y caen en sus alas.

Más fuerte, más bajo, más alto

Arrancó los aplausos
de llorosas marujas
a las que les pesaban
más sus calendarios.

Más bajo, más alto, más fuerte

--------------------



Amando en verso

1

Corría como corren los ladrones
con tres bolsas y su miedo
subiendo por los talones.

Cruzó el jardín sin permiso,
oliendo a los roedores
que paseaban el césped
entre perros algo tontos.

Escaló por una cuesta
empinando cada codo
en una botella de vino
digna de un bodegón pobre.

Unos pinceles pintaban
al hombre loco en un lienzo
sin que él se diera cuenta.

-----------------------


2

Su madre era como Marilyn
metida a maruja en Madrid,
una mujer que multiplicaba
los kilos debajo del carmín.

No evitaba platos de fabada
ni chorizos cocidos con un morro
que el cerdo había dejado
después de gritar su repertorio.

Vestía un kimono azul suerte,
peinaba su pelo en cascada
tirada hacia un trasero
tapado por la minifalda.

Su madre entraban en el cine
y él la sentía una diva
que nunca tendría Hollywood
rodando su mejor película.

-------------------------

domingo, 24 de enero de 2016

Amando en verso

Se iba
con el novio más joven
y las maletas llenas
de trapos que pagaron
sus cuantas no corrientes.

Quedaba
jurando en hebreo
por una cornamenta
digna sólo de un ciervo.

Se iba
llevando a París
a la hija del recuerdo
de un marido gris
para una chica alegre.


Amando en verso

Era la reina en una casa
alquilada a precio cero
a aquel novio que tuvo
cuando su vida era bella.

Una criada limpiaba
los suelos y la moqueta,
dejaba la plata limpia,
sacaba brillo a los muebles.

A su lado aún lloraba
su amiga más sincera
por ser mujer abandono
igual que lo era ella.

¿Para qué llorar ahora?
No, ella no tenía pena
por un marido liado
con faldas de otras mujeres.


martes, 19 de enero de 2016

Poemas para un capitalista

Siempre fue un capitalista
con buen coche y mejor casa,
una novia en cada puerto,
la sirena en su casa.

Un día cambió el traje
para trabajar en casa
lejos de aquella esposa
siempre fiel a aquella casa.

La sirena del sí quiero
tuvo que dejar la casa
llevando cuatro sirenas
y al delfín de la casa.

No lloró al ver vació
el nido lleno en su casa
y llamó a otra paloma
para volar por su casa.

------------------------

domingo, 17 de enero de 2016

Poemas para una cazamaridos ricos

Mañana volvería a reír
al lado de un príncipe
enamorado de ella
igual que el otro príncipe.

Iría a más grandes fiestas
junto al nuevo príncipe,
aceptaría el oro 
que traería su príncipe.

Correría a abrirle
las puertas a su príncipe
con su hacer de estrella
en la casa del príncipe.

Seguiría siendo esposa,
mujer para un príncipe,
la reina de las reinas
soñada por su príncipe.

---------------

sábado, 16 de enero de 2016

Poemas para señoras ricas

Su risa era un cascabel
subido a la lámpara rosa
que tiraba desde el techo
los rayos de Iberdrola.

Tan feliz a los sesenta
se sentía que lloraba
al recordar emociones
vividas en su pasado.

Atrás sus juegos de niña,
un novio, un amor serio,
el padre de su heredero,
un casarme yo no puedo.

No iría ella a la iglesia
de blanco por un sí quiero
ahora cuando los años
eran dignos de una abuela.

Poemas para madres muertas

Recordó a su madre
subida al helicóptero
desde el que les dijo adiós
como una paloma blanca
que vuela al abismo
desde un nido precioso.

Quedaron en el nido
sin saber su futuro
subidos a la incógnita
de un problema lloroso.

Ella salió volando
tan alto que no supo
si era por azar
o si fue una tómbola.

Le cayeron los premios,
la gloria y la abundancia,
fue hacia otro nido,
lo llenó con sus gracias.

----------------

jueves, 14 de enero de 2016

Poemas para un niño trepa

El dinero caía en sus manos
como un racimo de uvas
que maduran en botellas
tras exprimirles el jugo.

Era rico a los veinte
gracias a sus invenciones:
un espía, un consultor,
el hijo de un hombre gol.

Seguía amasando euros
y los panes le encestaban
una gran panadería
en su cuenta no corriente.

¡Qué felices se sentían
sus padres al ver su récord!
Mamá bailaba agarrada
al hombre de su sí quiero
y padre de aquel brillante
hijo que era su héroe.

----------------

Poemas para un matrimonio que va a la cárcel

Su amor era tan fuerte
como las rocas que pueden 
con el abrazo del viento
llegado de los desiertos.

Se miraban y callaban
las noches que no durmieron
contando día a día
las fechas para su encierro.

Ella iría a la cárcel
pensando en lo que deja:
cuatro niños que no entienden
el destino en las sentencias.

Él entraría en prisión
mirando para una estrella
que pensó que lo llevaba
al pesebre de los Reyes.

-----------------------


martes, 12 de enero de 2016

Poemas de amor para desengañadas

Te quise como quiere una rosa
al jardinero que la acaricia.
Me quisiste como un jardinero
quiere otra rosa para sus jardines.

No sé como caí enamorada
en tus manos llenas de cuchillos.
No sé como cogiste mis pétalos
con tu lengua lamiendo mis espinas.

Sólo sé que quise agarrarte
como agarran las rosas trepadoras
y tú sabes que huiste de mis dedos
como huyen del delito los ladrones.

--------------------

Poemas para un hombre que envejece

Deberías salir del club de hombres
que tienen la juventud en la edad
ahora que los cuarenta te delatan
en la piel que se arruga más.

Mírate entre tantos bellos cisnes
y verás tu espejo chirriar
como el esperpento del río
que muere entrando al mar.

La juventud te deja desnudo
y la vejez llega abrazando
tu cuerpo que fue una estatua
digna de un Miguel Ángel.

¡Qué pena no haber robado
tiempo al tiempo que pasamos
pensando si te quería
y temiendo que te odiara!

Ahora cuando el invierno
está matando al verano
quisiera tu primavera
en mis flores cultivadas.

----------------

domingo, 10 de enero de 2016

Poemas para un marido joven abandonado

1

Me voy tan feliz 
como puede serlo
la mujer que huye
de esos lamentos
salidos del padre
de su hija pequeña.

Le dejo la sala,
el televisor viejo,
una cama grande,
la cocina llena.

Me voy con mi vida
en una maleta
dejando en su casa
las noches sin cena.

Le dejo la estufa,
unas sillas viejas,
la mesa de hierro,
los manteles puestos.

---------------

2

No me digas que quede
como se quedan las viejas
cuando les vuelan los hijos
del nido de un pesebre.

Yo me voy con las palomas
blancas y aún inocentes
vestidas por los plumajes
que la juventud considera.

Quiero alcanzar las nubes
de mis sueños y mis metas,
plantar un castillo rosa
en la playa con mis dedos.

No, calla, y no me hables
de ese futuro tan negro
donde una viuda cose
los calcetines que dejas.

----------------

sábado, 2 de enero de 2016

Poemas de desamor

Tu abundancia es
una lluvia de dólares,
la música que escuchas,
una chaqueta rota,
la camisa abierta
a los vientos del Norte.

Despertaste un día
acunado en billetes
que olían a banco
como huelen los cerdos
a mierda y a estiércol.

No me extraña que creas
en un mundo muy bello
porque Dios te ha dado
la máquina del dinero.

------------------