Muchas gracias por tu donativo







jueves, 3 de noviembre de 2011

Igual

 
La mira y ve en su cara
la cara perdida de la esposa,
en su voz reconoce la voz
que apagó el fin prematuro.
 
Es ella.
 
Igual.
 
Y grita.
 
Y un temblor le estrecha la mano
mientras el miedo estrangula gritos
con sus cuerdas vocales de guitarra.