Muchas gracias por tu donativo







viernes, 21 de febrero de 2014

Sin dinero no hay paraíso

Recorrió las playas
al lado del hombre
que nunca amaría
y miró en la luna
su cara más triste
mientras le caían
en las manos rosas
rojas como el vino.
 
Bebió en las copas
los brindis borrachos
para no traer
otro al recuerdo
de recién casada.
 
Se abría el mundo
de la abundancia
y no era feliz
en un paraíso
de oro y cava.
 
----------------
http://diariodeunamissculta.blogspot.com/