Muchas gracias por tu donativo







martes, 9 de agosto de 2011

Has olvidado el camino

 
Eres y no eres pero eres
porque él que fuiste no eres.
¿Cómo has cambiado tanto
cuando no ha cambiado el tiempo?
 
Sigue soplando hacia el norte
la brisa llena de océano,
muy arriba, muy arriba,
sube del mar a un techo
de monte donde los pinos
se doblaron en escaleras.
 
Has olvidado el camino
que borraste del recuerdo.
Yo no puedo olvidar
la acera de mis sueños.