Muchas gracias por tu donativo







jueves, 24 de octubre de 2013

Hombre huracán

El hombre huracán se preocupa
por la tormenta antes de los vientos,
le quita el sueño la tierra heredada,
suspira por la montaña que no tiene.
 
 
 
No hay paz en su cabeza repoblada
con metros de surcos en barbecho.
Un día es la invasión de los hunos.
Otro día un oráculo que piensa.
 
 
 
Sus pies corren con rumbo fijo
por los senderos alquitranados negros
para frenar los frenos de los coches.
 
 
 
Sus manos, como aspas de molino,
agarran el miedo y no sueltan
el temor que le reviste el cuerpo.
 
 
 
----------------