Muchas gracias por tu donativo







viernes, 25 de octubre de 2013

Hombre huracán

Quisiera ser como el hombre araña
y sólo es el hombre de los vientos.
Temores y miedos lo acompañan.
Los rezos le llenan la cabeza.
 
Asienta sus manos el trabajo
poniendo la derecha en juramento.
Él nunca comulgó con una huelga
ni sindicó un día tantas penas.
 
El hombre huracán, fiel proletario,
reverenció los sueños de grandeza
creyendo que sumar siempre añadía
un billete a otro y al tenemos.
 
Cuando vinieron las restas lamentó
tener una estrella que no era
la estrella de quien suma firmamentos.
 
CuandO llegaron los saldos rebajados
le preguntó al viento por su siembra
y el viento le restó más la cosecha.
 
--------------
 
LA MISS QUE TE VENDE UNA CAMISETA CHACHI