Muchas gracias por tu donativo







miércoles, 20 de noviembre de 2013

Amando en Marruecos

Era posible abrir mis ventanas
y tocar el cielo de las cosas
con mis dedos aún emocionados.
 
Subida a los tacones sonreí
y el espejo se hizo eco
de mi sonrisa esperanzada.
 
Recorrí las habitaciones
de un hogar de mujer sola
y sentí el abrazo de mi yo
libre del abrazo de él.
 
Había olvidado los días
de rosas y champán.
 
Había decidido volar
subida a mis alas rotas
para salir de su jardín.
 
Había marchado desenamorada
de mi enamoramiento adolescente.
 
------------------
http://diariodeunamissculta.blogspot.com/