Muchas gracias por tu donativo







miércoles, 19 de marzo de 2014

Amores en las galerías Velvet

Se negaba a ser la madrastra
que actuara de Reina Madre.
No quería presidir las fiestas
ni poner el mantel en su casa.
 
Ella merecía ser siempre la jefa
en el sillón vacío del marido
padre de un hijo parido por otra.
 
Ella deseaba ser la única rosa
del jardín lleno de azucenas,
poner el color que más destacara
antes de la muerte de su otoño.
 
Se negaba a ser la segunda
esposa relegada al coro.
Quería ser la voz de la ópera
donde la Traviata era ella sola.
 
---------------
http://diariodeunamissculta.blogspot.com/