Muchas gracias por tu donativo







martes, 14 de octubre de 2014

Poesías de amor para ti

Cogí en mis manos tus fresas
maduras, salvajes, tiernas
y mordí la primera con miedo
a romperla con mis dientes.
Se dejó morder. Se dejó comer.
Seguí con la siguiente fresa,
y con otra, y con otra más.
Las habías plantado para mí, amor.
Las habías traído también para mí.

---------------------