Muchas gracias por tu donativo







miércoles, 20 de mayo de 2009

Amor en tiempos de crisis

1
 
Pensábamos casarnos,
un día de éstos,
con dos mil invitados
en la iglesia del pueblo.
 
Yo iría de Pronovias,
tú con chaqué prestado,
los padrinos serían
mi padre y tu madre,
testigos del bodorrio
iban a ser los primos
más los cuatro cuñados
que nos quieren unidos,
los niños de las arras
serían los sobrinos
incluido el más chico.
 
Pero vino la crisis,
tu ERE, mi despido;
quedamos a dos velas
lamiendo el convite.
 
 
2
 
Abrázame como cuando
eramos clase media.
 
Tengo frío bajo esta luna
que dicen de Valencia.
 
Abrázame hasta hacerme olvidar
a la señora Pobreza.
 
Tengo miedo ante el rostro
de un plato huérfano.
 
Abrázame hasta hacerme soñar
con un gran banquete.
 
Tengo miedo al mirar la despensa
y encontrarle los huecos.
 
Abrázame como cuando
el Primer Mundo era nuestro.
 
 
3
 
Hemos cambiado
los cursillos prematrimoniales
por excursiones al INEM
a las ocho y media.
 
Yo preferiría un café,
pero aguanto de pie
la cola con salero.
 
Empiezo a tararear
bajito la rianxeira
y tú dices silencio.
 
Cariño, no estamos en la iglesia.
Aquí, en esta cola,
puedo cantar rianxeiras.
 
Para no molestarte
canto un padrenuestro
y tú más te me alteras.
 
No te entiendo, amor mío,
yo no entiendo tu paciencia,
esa fe en el Estado
para resolver problemas.
 
 
4
 
Tus besos me saben
a muy pobres besos,
los míos te saben
a besos ardientes.
 
Me pides más calma,
que ponga el freno.
 
Lo siento, amor mío,
soy ciclón caliente
y no será el paro
quien frene mi fuego.
 
Me pides que calle,
que sea silente.
 
Lo siento, amor mío,
me pone la guerra,
dar caña al Gobierno,
maldecir al rico,
defender a un pobre,
gritar que me he vuelto
la más anarquista
de la piel de toro.