Muchas gracias por tu donativo







martes, 26 de agosto de 2014

Amando en verso

Blancas como las flores blancas
eran las tazas blancas
del desayuno blanco
sobre un mantel blanco.
 
Miré mis manos blancas
fuera de guantes blancos.
Dejé que mis pies blancos
se asomaran blancos
en las sandalias blancas.
 
La celulitis blanca
trepó mis muslos blancos.
Sentí la grasa blanca.
Me horroricé en blanco
al ver mis canas blancas.
 
Era una vieja ya.
 
http://evarecomienda.blogspot.com/