Muchas gracias por tu donativo







sábado, 28 de noviembre de 2015

Amando en verso

Los hombres son para ella
los seres inútiles del universo,
los que hacen hijos y dejan
los genes olvidados en casa.

Apaga los sueños de mujer casada
en el cenicero de los días amargos
y bebe un vino que sabe a vinagre.

Su marido es un ser despreciable
de la tribu de hombres Adanes
que buscan las faldas que vuelan
cuando en ellas caen sus miradas.

Su marido es para ella
su billetera más generosa,
su banco comprando el hogar,
su infiel a las loches de luna.

Ahoga la esperanza de enamorada
en una piscina de mujer casada
donde nadan dos patos de plástico.