Muchas gracias por tu donativo







jueves, 31 de diciembre de 2015

Poemas para pedidas de mano

1

Su casa era un palacio
resumido en un piso
con lámparas que echaban
un pulso al equilibrio.

No faltaban los espejos
grandes como los que había
en Versalles cuando era
hogar del Rey Luis XV.

Las camas habían salido
de un anticuario polillas
junto a bichos andantes
por maderas carcomidas.

Mesas y sillas tenían
las patas algo macizas
fuera de profundos túneles
cavados por la polilla.


----------------

2

Sentó a la mesa al novio
prometido de su hija,
puso platos más soperos
para los futuros suegros
con caras de enemigos.

Aquella familia llegaba
oliendo a aristocracia
de mayordomo sirviendo
las cenas más elegantes.

Para no caer en menos
llamó a un tocagaitas
que pedía en la calle
monedas mal musicadas.

Oliendo a las aceras
el soplagaitas llevaba
el besugo marinado
con un buen vino de saldo.

Reía el novio rico,
aplaudía la consuegra,
el consuegro aún pensaba 
que el mantel era de seda.

----------------