Muchas gracias por tu donativo







lunes, 25 de abril de 2016

Amando en verso

Llegó a París como Cervantes
llegó a la Batalla de Lepanto:
con ganas de ganar medallas
en una guerra declarada.

Miró una a una las fachadas,
buscó aposento y caviares,
dejó una propina diminuta,
subió a un taxi ya borracha.

La vida era bella como el Sena
que salpicaba a los turistas
con gotas de contaminación.

Bajó los pies de los zapatos
apeando sus dedos del dolor
y se sintió una bella flor.

------------------------