Muchas gracias por tu donativo







martes, 26 de abril de 2016

Amando en verso

Después de su viaje a París
regresó al nido imposible
donde el amor era un beso
entre un grito y un berrinche.

Volvieron el desorden y el caos,
los manteles oliendo a nocilla,
las trenzas y pelos despeinados,
mochilas llenas de matemáticas.

Apareció la suegra a las doce,
la madre siguió al teléfono,
vino un vendedor de seguros,
el butanero le tiró los tejos.

Su vida volvía a ser su vida
en una carrera de maruja
que sale con la lista escrita
y regresa con la compra lista.

-----------------------------