Muchas gracias por tu donativo







lunes, 29 de junio de 2009

La aventura de tu descubrimiento

1
 
Me lancé a la aventura
del descubrimiento
como Colón emprendió
el salto hacia América.
 
Navegué por tu cuerpo
hasta alcanzar la meta,
rocé todas las islas,
caí sin juramentos.
 
Tú no tenías nombre
de dueño de mi cuerpo,
igual que no tenía
yo anillo en mi dedo.
 
 
2
 
Caíste en mi cama
hasta perder el nombre
de tu ex a mi sombra.
 
Desperté con los pájaros
que cantaban temores
cuando el reloj decía
pasaron cuatro horas.
 
A mi lado dormías
agarrado a la alfombra
con la cara del niño
que perdió un partido
importante de fútbol.
 
Casi me diste pena
porque yo no pensaba
repetir otra noche.