Muchas gracias por tu donativo







viernes, 10 de abril de 2015

Las brujas de Ciao

Rodearon una mesa
con malas conversaciones
las amigas del trabajo
un viernes cuando era noche.

Comían al camarero
haciendo tantas preguntas
sobre carnes y pescados
que el chef estaba loco
escuchando las palabras
de las clientas más gordas.

No le dejaron propina
por esas contestaciones
cuando pidieron la hoja
para las reclamaciones.

------------------------