Muchas gracias por tu donativo







sábado, 2 de julio de 2016

Amando en verso

Habían acabado y no creía
un adiós como un helado
que te deja los labios fríos
acercando enero a una tarta.

No lloró, pero había llorado
si creyera lo que estaba pasando:
un te dejo con un café caliente,
el azúcar echado y el bye bye
nadando en la nata.

Lo vio irse y no reconocía
en su espalda al hombre amado
porque había un desconocido
dentro del mismo traje.

------------------