Muchas gracias por tu donativo







miércoles, 13 de julio de 2016

Mansiones

Me invita a su casa y casi muero
cuando la envidia me envenena
por un palacio que aún conserva
el perfume de las princesas.

Resbalo por las escaleras borracha
por dos vasos de vino de nevera
y huyen de mí esos deseos
de tener escaleras de madera.

Tropiezo con la cama en el quinto
dormitorio pasado por Ikea
y desierta de mí la mala idea
de tener una casa como esta.

Prefiero un piso proletario
firmado por la polilla y la molestia
del frío que enfría cada hora
vivida entre el ayer y el presente.

-----------------