Muchas gracias por tu donativo







sábado, 9 de julio de 2016

Amando en verso

No le importó disfrazarse
de pobre chica Cenicienta
para demostrar su arte
con cubos y friegasuelos.

Ató el mandil impoluto
a su cintura top 60,
recogió aquella melena
que peinaban peluqueras,
dejó las uñas pintadas
nadando en las coladas,
aguantó malos olores
dentro del cuarto de baño,
hizo camas de princesas,
planchó lo que no planchara...

Un día llegó el premio:
era la estrella más grande
de los hogares ajenos.

--------------------