Muchas gracias por tu donativo







sábado, 2 de julio de 2016

Amando en verso

Era el enemigo que quedaba
en una casa libre de ratas:
el hombre-lobo, el desconocido
de la fotografía del salón-sala.

Era una plaga venenosa
de hombres en el multiplicado.
Reía, lloraba, caía, saltaba,
bailaba, comía, bebía,
derrochaba su santa paciencia...

Se dejó llevar por el enemigo
de múltiples abrazos sentidos
y con el mismo beso vampiro.

---------------------------