Muchas gracias por tu donativo







sábado, 27 de septiembre de 2014

Amando en verso

Los hijos no llegaban y ella era
la joven esposa que envejece
sin acunar en sus brazos el tesoro
de una noche que amanece despierta.

Los niños crecían a su lado.
Las niñas corrían cerca de ella.
Ninguno era hijo de sus noches
de esposa entregada a la tarea.

Un día, aun soñaba, ella sería
la madre de un bebé que olería
a colonia nenuco entre las sábanas
bordadas por las manos de su suegra.

----------------------------