Muchas gracias por tu donativo







martes, 3 de marzo de 2015

Yolanda Smith en el jardín botánico de Nueva York



Me siento como en un cuento
donde el erase inicia el texto
y se supone que hay una princesa
esperando a su príncipe azul y bello.

Las flores huelen a artificio
de una tienda de chinos de pueblo,
el césped es una mentira sonora
en una canción cantada por Sabina,
los árboles están pensando crecer
dentro del recinto donde oyen
a los niños correr por el camino
de baldosas iguales a adoquines.

La perfección me ataca la cabeza
y busco el caos en una rosa fresca
que huele a rocío y primavera
en un invierno que hiela a los renos.

----------------------