Muchas gracias por tu donativo







jueves, 3 de marzo de 2016

Amando en verso

La fiesta era una fiesta
con aires muy verbeneros
de vestidos que se mueven
en un baile de princesas.

Verdes faldas, rosas cuerpos,
los azules más turquesas,
el oro en cada hilo,
los tacones más esbeltos.

La novia iba pintada
por un Picasso en ciernes
y su pelo azabache
olía a permanentes.

Del novio mejor no hablo
porque era de otro tiempo
su atuendo a la altura
del de un domador de ciervos.

------------------