Muchas gracias por tu donativo







viernes, 25 de marzo de 2016

Amando en verso

El nuestro era un amor
de besos entre pucheros
que olían a cebolla
cortada con ajos puerros.

Entre un pedido apurado
y plato de lentejas
él me guiñaba un ojo
y yo le decía te quiero.

Se acabaron los piropos
con su despido injusto.
Él marchó a Alemania,
yo quedé en las cocinas.

El amor fue acabando
como acaba el buen vino:
un vaso pide otro vaso,
el último es el olvido.

--------------