Muchas gracias por tu donativo







viernes, 29 de enero de 2016

Amando en verso

Venía acunando una niña
que lloraba por la madre
que fuera abandonada 
antes de celebrar las bodas,
nunca de oro y plata.

Ella abrazó a su hija
como se abraza al destino
del hombre que alimenta
a la familia política.

Llenó de risas su casa,
hizo un hogar con dos niños,
adoró a una suegra
muy Barby en sus vestidos.

Pasó un año y vino otro,
llegaron días de largos
vestidos por las iglesias
de comuniones lloradas.

Era la jefa del hombre
que cayó entre sus faldas
como el perro que huye
del abandono entre llantos.

-------------------------