Muchas gracias por tu donativo







domingo, 24 de enero de 2016

Amando en verso

Era la reina en una casa
alquilada a precio cero
a aquel novio que tuvo
cuando su vida era bella.

Una criada limpiaba
los suelos y la moqueta,
dejaba la plata limpia,
sacaba brillo a los muebles.

A su lado aún lloraba
su amiga más sincera
por ser mujer abandono
igual que lo era ella.

¿Para qué llorar ahora?
No, ella no tenía pena
por un marido liado
con faldas de otras mujeres.