Muchas gracias por tu donativo







jueves, 14 de enero de 2016

Poemas para un niño trepa

El dinero caía en sus manos
como un racimo de uvas
que maduran en botellas
tras exprimirles el jugo.

Era rico a los veinte
gracias a sus invenciones:
un espía, un consultor,
el hijo de un hombre gol.

Seguía amasando euros
y los panes le encestaban
una gran panadería
en su cuenta no corriente.

¡Qué felices se sentían
sus padres al ver su récord!
Mamá bailaba agarrada
al hombre de su sí quiero
y padre de aquel brillante
hijo que era su héroe.

----------------