Muchas gracias por tu donativo







viernes, 19 de febrero de 2016

Amando en verso

Tenía los cuarenta cumplidos
y los cincuenta todavía algo lejanos,
pasaba su tiempo entre un marido
y una hija aún en la infancia.

Un día se asomó a una tienda
y su vida cambió para estancarse
en la duda de un amor imposible
que la miraba con ojos de gato.

Podía dejar a un marido aburrido
Podía olvidarse de una hija adoptada
Podía librarse de una suegra envidiosa
Podía decirles adiós a dos cuñadas

Guardó medio armario en una maleta
y corrió a los brazos entregados
a la aventura del vendedor joven
con la clienta más esperada.

-------------------